13 enero 2008

EL RESPLANDOR (Stanley Kubrick)


La película “El Resplandor” está construida formalmente basándose en los movimientos de la cámara que seguirá o precederá a los protagonistas en sus movimientos como si el espectador estuviera en el mismo escenario y por lo tanto se sorprenderá, como los protagonistas, con los elementos y fantasmas que se vayan encontrando en el hotel donde ocurren los hechos y donde ocurrieron en el pasado. En este aspecto es una obra innovadora dentro del género de terror. Pero el director arriesga todo lo posible y hace que la cámara (el espectador) se mueva mirando el movimiento del hacha en el climax de la película. Muchas veces se había dicho que la posición y los movimientos de la cámara no debían notarse en una buena película, pero Kubrick desmonta totalmente esta teoría haciendo que el espectador se mueva con la cámara.
Es una película del género “terror” o mejor dicho “de miedo”. Y para ello aisla a los personajes en un hotel en la montaña mediante una tormenta de nieve. Ese aislamiento no es total pues Dany mantiene una comunicación mediante telepatía con el cocinero. Este hecho justifica el título de la película. Y como otras películas de este género utiliza los espacios interiores, pero en este caso muy amplios: salones, pasillos; y bien iluminados. Pero estos espacios se cierran en los momentos cumbre: la habitación, el cuarto de baño.
El espectador sabe lo que ha ocurrido antes y dos de los protagonistas, padre e hijo, también lo saben. Será la protagonista que no sabe nada, la mujer, la que vaya sufriendo un aumento de tensión, de sufrimiento y de miedo hasta llegar al terror del cuarto de baño.
El mundo real y el mundo irreal parecen confundirse. Los planos de los fantasmas del hotel parecen al principio alucinaciones. Pero posteriormente descubrimos que son personajes reales del hotel y esto se confirma cuando la madre ve literalmente dos de estos personajes en una habitación.En un principio la exposición de los acontecimientos es objetiva. Pero el seguimiento efectista de la cámara a los personajes, como un espectador en el escenario de los hechos, hace que el espectador descubra elementos como lo hacen al mismo tiempo los personajes (el niño y el espectador = cámara descubren a las niñas asesinadas, por ejemplo). Esta planificación introduce una posición subjetiva. La mezcla de la posición objetiva y subjetiva produce un desconcierto en el espectador que se transforma en intriga y miedo al mismo tiempo.

1 comentario:

Dulce Gomez dijo...

Es cierto que en esta película la parte visual, los juegos de cámara y los colores son de lo mejor que tiene, la vi en hbo go hace poco y me parece de las mejores películas que haya visto, es aterradora y visualmente muy compleja.