26 febrero 2010

BIODIVERSIDAD GENÉTICA

La biodiversidad tiene un componente que es la diversidad genética referida a la gran variabilidad de genes que existe entre los individuos de una misma especie. Fácilmente se entiende esa variabilidad genética en la especie humana cuyos individuos poseen diferentes genes que determinan su color de ojos, de pelo, de piel, etc. Así mismo se produce esta biodiversidad en todas las especies que habitan nuestro planeta lo cual puede darnos idea de la riqueza de la biodiversidad.
El hombre, cuando pasa de recolector a agricultor y de cazador a ganadero, selecciona los individuos que más le interesan por sus caracteres “deseados” y además empieza a producir híbridos entre ellos con lo que aumenta la diversificación genética.
Toda esta biodiversidad, llamémosle cultivada, ha dado lugar a una gran variedad de alimentos, de medicamentos y de materiales de origen orgánicos que han permitido el desarrollo de nuestra especie.
Actualmente sólo un centenar de especies cultivadas constituyen la base de la alimentación, frente a las casi diez mil variedades que se han venido utilizando a lo largo de la historia. Esta disminución se explica básicamente por la aparición de plagas, por los cambios en el clima y por la demanda de los consumidores de variedades comerciales modernas y uniformes.
Para ilustrar esta entrada me ha parecido oportuno utilizar una foto que hice la semana pasada en el mercado de La Boquería de Barcelona donde la diversidad de alimentos se exponen de forma colorista y muy atractiva para el visitante. Los que conocen este mercado saben a lo que me refiero y los que tienen pensado visitar esta ciudad no duden en acercarse a este mercado que está junto a Las Ramblas pues estoy seguro que no saldrán defraudados.

6 comentarios:

Carmen dijo...

Vaya, ya has vuelto de Barna? Yo hace tiempo que quiero volver por allí, porque estuve el siglo pasado... y sin exagerar!!!!
Nos vemos pa que nos cuentes tus aventuras.

Juan T.A. dijo...

Esto si que da para debate y controversia.
La 'selección' de especies que nos ha llevado a una cosecha de alimentos, uniformes, fotocopiados, de colorines chillones que llamen la atención del cliente que pasa delante de los expositores es pareja a la pérdida de semillas tradicionales, imperfectas y descoloridas, pero resistentes a plagas y mejor adaptadas al terreno.
Y sobre todo con sabor. Todo aquel que haya tenido el placer de probar uno de estos productos tradicionales y podido comparar con sus gemelos 'geneticamente avanzados' sabrá a lo que me refiero.
En fin, como dicen los técnicos: "es el precio que hay que pagar si queremos comer tomates en febrero"
Saludos

LU dijo...

Las últimas veces que fui a Barcelona me quedaba a dormir en casa de una amiga que vivía muy cerca del Mercado de la Boquería, y, claro, era una visita obligada. Cómo me gusta esa ciudad!!!!

BIQUIÑOS desde la biodiversidad

Penélope dijo...

He estado varias veces en Barcelona pero nunca en ese mercado. Me lo apunto.

Food and Drugs dijo...

La biodiversidad muy pronto se convertirá en una base de datos archivada en el Smithsonian Institute.
Exagero un poco, pero más o menos por ahí van los tiros.
En cualquier caso, bonita estampa de la ciudad condal.
:-)

Isa dijo...

hola ya estoy por aquí tambien, lei tu mensaje a ver si nos vemos pronto. A mí se me hace la boca agua al ver tanta fruta y tanto color