01 mayo 2011

CONVERSACIÓN EN LOS RETRETES


El mes pasado iba yo de viaje por una carretera y paré en una estación de servicio a echar gasolina. Entonces aproveché para entrar al baño. En el retrete de al lado había otro viajero.
- ¿Qué tal?¿Cómo estás?
No acostumbro a hablar con desconocidos, y menos en el baño. Pero mi calidad de viajero incógnito me animó a contestar.
– Pues… bien. Muchas gracias.
- ¿Qué andas haciendo?
¿Y a este que le pasa? Me pregunté. Me pareció estúpido, pero respondí.
- Pues creo que lo mismo que tu… Voy de viaje.
- ¿Y se puede saber de que se trata?
Me estaba sintiendo incómodo y contesté un poco forzado:
– Si, claro. Voy a Murcia y después a Valencia.
– Supongo que andas detrás de algún buen negocio.
Totalmente arrepentido de haber dado pie a esta conversación, contesté de mala gana:
– Si, bueno…, eso espero, ya que las posibilidades de negocio son positivas.
– Espera… Te llamo luego. Se le está acabando la batería a mi móvil y, además, aquí al lado hay un jilipollas que responde a todo lo que te pregunto.
- ¡¿Glup!?

MORALEJA
Limítate a hacer lo que corresponda de acuerdo al lugar donde estás.
Si vas a la iglesia, reza…
Si vas a una fiesta, diviértete…
Si vas a un restaurante, come…
Si vas a la cama, duerme o lo que cuadre…
Pero si vas al retrete… ¡Hazlo callado!

9 comentarios:

Flores dijo...

Cuanta razón tienes¡¡¡
Por cierto yo esta semana santa he ido de Guadalajara a Murcia... de Murcia a Valencia y de Valencia a Murcia otra vez...
Por cierto una pasada Pedro y Heidy
Saludos

AMADO dijo...

¡Muy ingeniosa personalización de la historieta!
Real,que no ficción,permitemne cuente la conversación más corta que se puede tener y tuve yo, para mi desgracia, en parecida "tesitura":
-obrando estaba yo en un retrete de un tren rápido catalán que pensé tenía cierre automático, pero no.
Se abre la puerta, en el quicio una moza petrificdada
-¡eh!
-¡ah!
La moza intenta cerrar, la inercia del tren se lo impide.
Desiste.
Desaparece
La obra a medio hacer...

geminis dijo...

jjaja que divertido, me encanto la historia. a y de psicologo no lo haces tan mal eh, me encanto tu analisis =), besitoss
chao

Vicente de Salamanca dijo...

¡Es la vida misma!...
¿Por qué nos gusta tanto meternos donde no nos llaman?...

lola santana dijo...

Jajajajaja Pepe, si me pasa eso a mi, me quedo ahí dentro hasta la noche.
Un día estaba yo en la cocina y mi madre q.e.p.d. y Julio andaban en la sala, de repente escucho: Lola, y yo ¿quéeeeeee? y otra vez: Lola, y yo vuelta a responder ¿queeeeeee?
así tres o cuatro veces, como no me decían nada más voy para la sala y me encuentro a los dos muertos de la risa, y dice mi madre, nadie te ha llamado, están llamando a la perra de al lado que se llama Lola. :-(
Saludos y buena semana.

Fermina dijo...

Muy bueno Pp. Sera que yo no me se el cuento o te sucedio de veras?
Muy simpatico!
saludos

AMADO dijo...

Qué ganas tengo de ver al fenomenal David levantando un trofeo grande, creí que sería esta vez, pero el djovick se atravesó cual jueso en jaznate, mecachis en la mar.
Qué gozada de partido, de todas maneras.

José Ramón dijo...

Sentí no verte por el instituto. todo fue muy emotivo y muy bien organizado y falto una de las guindas del pastel. El viernes no me falles.

EVA dijo...

ja, ja ja, jaaaaaaaaaaa