24 abril 2012

LA FLOR DE LA ABEJA (Ophrys tenthredinifera)





























Esta primavera, recorriendo prados verdes de Menorca tuve la sensación de que estos lugares eran los más tranquilos del mundo. Lugares en los que nunca pasa nada. Rara vez te cruzas con alguien y la verde vegetación transmite una confortable sensación de paz. Pero por momentos me di cuenta que esta paz esconde una guerra sin cuartel: las flores más bellas y delicadas se abren paso a codazos entre sus congéneres, aprovechando la mínima oportunidad para imponerse. Y eso les ocurre a las orquídeas, las clásicas, esas que imitan a las abejas. Su sexualidad es literal y con sus sensuales formas simétricas lanzan crípticos mensajes dirigidos a las abejas y los abejorros, y cual espías a lo Mata Hari consiguen sus informes secretos para la guerra de la primavera.

8 comentarios:

Corpi dijo...

A ú mig segellot, també li atrauria.

Vicente de Salamanca dijo...

Tomo nota para mi próximo viaje "astral", porque real no se me logra...
Si fuera abejorro iría de cabeza sobre esas coloridas orquídeas.
¡Preciosas las fotos!
Saludos.

lola dijo...

Muy bonita la flor Pepe.
Que tengas un buen fin de semana.
Saludos,

Flores dijo...

Espectaculares fotos,
Saludos

Pepe del Montgó dijo...

CORPI aquesta flor atrau tant a les abelles com als borinots, i no ho dic en el mal sentit de la paraula. Després de tot es tracta de tindre bon gust.
VICENTE además de sus formas tienen un nectar...
LOLA voy a emplear el fin de semana para descansar si me dejan.
FLORES tu de esto tambien entiendes algo, aunque sea por el nombre.

AMADO MIO dijo...

Yo compré una orquidea y se me murió. El amor con que lo hice, no.

querido PEPE: Te comunico que te acabo de enlazar en la cadena LIEBSTER otorgándote así uno de sus PREMIOS. En mi blog, más información.
Un abrazo

Goriot dijo...

Interesante, es un encanto el mundillo de las flores. Ahora en Primavera vamos a disfrutar.
Un abrazo.
Goriot.

Fermina dijo...

Dios mio Pp que fotos tan bellas!
Se parece a las orquideas nuestras.