28 enero 2012

¿QUÉ PASA?

¿Qué pasa cuando te mueres? ¿Los que te quieren siguen pensando en ti como eras o son capaces de pensar en lo que podrías seguir siendo día a día, semana , mes, año tras año? El que no te ha conocido, nunca llegará a encontrarte y nunca pensará en ti. Y el que te odia, porque siempre los hay, ¿te odiará mientras él viva o te olvidará, o te perdonará? ¿Qué pasa con los niños que te quieren? ¿Quedarás en su memoria como eres o serás una especie de borrón indefinido, o una ilusión de mente infantil y propiamente fantástica? El rellano de la escalera, la puerta de entrada a tu casa, el pasillo, el armario del baño, el dentífrico, todas las cosas, está claro que no “pensarán” en ti, pero el ambiente ¿hay un ambiente que te recuerda, que les recuerdas? Y los que no saben que has muerto ¿cómo te recuerdan? A lo mejor vale la pena morir para saber que ocurre después.

11 comentarios:

Corpi dijo...

Da igual lo que piensen, a ti no ya no te va afectar. Además, que les vayan dando, al final van a acabar como tú. Eso sí, todo esto, cuanto más tarde, mejor.
Salutacions.

LU dijo...

Si partimos de nuestra propia experiencia en relación a los seres queridos que se han ido, y hablo por mi, depende mucho del momento de tu propia vida en el que suceda, y lo cerca que te encontrabas de esa persona. Creo que hay muertes que nos afectan mucho más de lo que nosotros mismos podíamos imaginar.

La consabida anestesia del paso del tiempo, ayuda a recordar con cariño y no con tanto dolor.

Lo peor es la hipocresía de quien odia en vida y llora a pleno pulmón en el entierro.

Un besiño muy fuerte

lola dijo...

Buenos días Pepe, creo que cada persona recuerda a sus muertos de manera diferente. Yo pasé los últimos 10 años de la vida de mi madre muy pendiente de ella, los últimos 6 los vivió conmigo en casa. Han pasado dos años y sin embargo aún hay cosas en la casa que me la recuerdan constantemente, y eso que desde que no está su habitación la transformé, no podía soportar ver esa cama vacía.
De todos modos, a mí no me preocupa en cómo me recuerden, preferiría que se acuerden de mí en vida si es necesario. Muchas veces he visto gente que no se ocupa de sus seres queridos en vida y después van con llantinas a los cementerios.
Buen domingo.

Carmen dijo...

Mi padre murió hace 25 años ya... mi hermana todavía estaba en Martiricos. Hace un par de meses murió el padre de una alumna, de forma inesperada, como le pasó a mi padre. Cada vez que veía a la niña, se me hacía un nudo en la garganta y se me enrojecían los ojos. Recordaba de nuevo ese dolor... El tiempo no borra, pero sí difumina. Yo recuerdo a mi padre, siempre.
Nos vemos el jueves. Un beso

AMADO MIO dijo...

Metafísico estás, espero no se hayan acabado los chanquetes en Málaga.
No sólo hay divagaciones en la Alcarria, ni flores, jeje.
Por cierto, una anécdota al caso, real como la vida misma:
El padre y la niña, 6 años, pasan, camino del cole, junto a un cementerio.
NIÑA: Dime una cosa, Papá, ¿a donde van las personas cuando se mueren?
PAPÁ: Al cielo, bonita, al cielo.
NIÑA: No puede ser, Papá, al cielo irá el alma, pero ¿cómo va a ir uno a ningún sitio si meten su cuerpo ahí?

EVA dijo...

Pues si quieres a esa persona de verdad, de la buena...el recuerdo no se borra nunca.....se difumina como dice Carmen o, si acaso, se idealiza...en finks
Esa foto, Pepe...no será de algún urinario ejemm..bueno no, que no le veo el palitroque ehehhejeejje

Venga, tenemos que vernos hombre, esta semana sin falta

B

{KriiS*} dijo...

Si bueno, pero todo a su debido tiempo, siempre habrá alguien que te recuerde porque al vivir dejas tu rastro sea donde sea...
Supongo que el tiempo responderá a estas preguntas(:

Pepe del Montgó dijo...

CORPI en una situació real les coses no són tan fàcils.
LU no era mi intención abrir heridas de otra gente. Esyoy de acuerdo contigo en lo de los hipócritas.
LOLA sinceramente, me acordé de tu madre cuando escribí esto porque sabía que tu lo ibas a leer.
CARMEN conociendo tu amor por la vida siento haberte removido el corazón.

Pepe del Montgó dijo...

AMADO los buenos tiempos no pasarán y chanquetes habrá por siempre, no es una especie a extinguir.
EVA la foto es del museo de Las Palmas de Gran Canaria y contigo solo quiero hablar con ilusión del fururo. No te he borrado porque sabes que te quiero pero procura no entrar aquí cuando yo este triste. Embarazadísima que eres una embarazadísima. Y dile al niño sin frente que se haga un nudo en la misma que estáis sobrepasando la media.
KRIS supongo que tu comentario se debe a un pequeño rastro por la Alcarria y de eso me alegro.

Carmen Troncoso dijo...

Ir o no ir, esa es la cuestion, en el cementerio no hay nada, y se recuerda con mas o menos amor, según quien sea y como ha influido en tu vida, un abrazo desde Chile,

Penélope dijo...

Creo que la muerte es la prueba definitiva que nos ratifica los sentimientos que teníamos a "las personas que se van": hay muestres que se sienten, porque al fin y al cabo son muertes (y no se desean para nadie) pero no afectan sobremanera y hay otras que sin embargo, nos acompañan siempre. Hace 3 años que se me ha muerto mi madre y no pasa un sólo día en el que no piense en ella. No creo que el dolor se mitigue (en este caso), sólo que se lleva de otra manera, pero duele como el primer día. Por otro lado, existe como diría el de JUSTICIA, "presión social", para no seguir hablando de ello. Notas que la gente no quiere oír ya hablar de tu pena... te repites... Terminas no hablando. Esa anotación en lo ajeno, diferencia también a las personas... Cómo me he enrrollado, pero estoy un poco sensible estos días, perdona Pepe...